Amazon Kindle

A partir de hoy, aunque todavía no tenemos una fecha para la puesta en circulación de nuestro último libro, “Se hizo la noche y la luz era yo” estará disponible en amazon.com en dos formatos, tanto el digital para leerse a través de su aplicación, Kindle, o en papel impreso, a la manera tradicional.

Este último trabajo me llena de gran satisfacción por su claridad y su sencillez. Tengo la esperanza de que los lectores lo disfruten tanto como lo hice yo al momento de redactarlo.

Un abrazo para todos.

Volver a ser hombre

Sorrow

Tenía la felpa en la mano y aún no se decidía. Pero tampoco es que tuviera deseos de irse del cubículo con tanta prisa. Si no fuera porque la cola era larga y la gente que esperaba fuera ya comenzaban a maldecirlo, hubiera alargado el momento unos cuantos días. Sí, se sentía persona, un hombre, alguien importante. Debajo, en sus manos, lo que habían eran caricaturas de hombres. Él era real.

En la boleta, varios rostros sonreían, felices. Todos parecían hombres ricos, poderosos, poseedores del lujo de tener tres comidas y dos meriendas servidas por sus mayordomos sin tener que ensuciarse las manos. Pero él era real, allí, en ese momento en el que no lo abandonaba esa sensación de gloria.

Finalmente, porque alguien abrió la cortina y lo insultó, se decidió por marcar un rostro cualquiera pero, en el intento, se detuvo. En lugar de signar con una cruz la sonrisa del candidato a la presidencia, el viejo escribió, en todo lo ancho del papel, pasando por encima de varias caras la tinta negra del marcador, un enorme “hijos de putas”. Dobló el papel, lo entró en la urna y salió cabizbajo, a ser nadie, otra vez, por cuatro años más, si la muerte no lo doblegaba en el camino.

Verdes y azules

Abstract illustration of medieval battle.

Verdes y azules decidieron entrar en guerra para disminuir el número de personas de cada lado. Querían matar y hacerse sufrir. Hubo muchas batallas y, en la que pudo ser la última de todas, fue tanta la sangre que se derramó que quedaron todos rojos y, no pudiendo distinguirse el color de los combatientes, hubo que detener la contienda. Se miraron con las armas en las manos y nadie supo qué hacer.

Era medio día aún. El sol se mostraba afilado, más hiriente que cualquier cuchillo. Por su causa cuando todos empezaban a dar la espalda, la sangre, que es agua roja, comenzó a secarse. Entonces, rápido, demasiado rápido, los verdes se volvieron anaranjados y, los azules, morados. Al caer en la cuenta del cambio de color, la masa de combatientes apretó dientes y armas. Gritos bélicos se escucharon en el fondo y la gente volvió a matarse, con la misma sed de antes.

Todavía hoy esa gente sale a quitarse la vida estúpidamente mientras el sol, en lo alto, se ríe, amarillo.